miércoles, agosto 09, 2017

¿DEL CAMPO Y LAS COSECHAS?





Se esta desarrollando por estos días aquí en Boyacá el cuadragésimo quinto Festival Internacional de la Cultura, esta vez en homenaje al "Campo y las Cosechas" como reconocimiento a nuestra ruralidad, pero la vivencia es otra: el campo se está quedando irremediablemente solo y las cosechas son cada vez menos. La población rural está disminuyendo a pasos agigantados; tal vez haga falta más presencia estatal e incentivos para que las nuevas generaciones campesinas vivan dignamente, sin necesitar emigrar a la ciudad en busca de oportunidades que difícilmente encontrarán en la selva de cemento.


BOYACÁ

I
En la tierra que antaño cubrían los trigales,
donde corrían vacas, ovejas y pollinos:
se ven sobre la loma los ranchos campesinos
y todavía se oyen historias ancestrales.

El sol por las mañanas abría ventanales,
el frío de la tarde aireaba los caminos;
mientras, sonaban coplas al son de torbellinos
y arreaban el ganado ancianos caporales.

La primavera brilla sobre la tierra mía
regalando a los campos sus fértiles semillas;
 como señal divina de un tiempo que vendrá.

Mi tierra bendecida, mi tierra labrantía
  de gentes laboriosas, amables y sencillas...
mi tierra tan querida, se llama Boyacá.

II
Yo quiero verte altiva, pujante de verdad,
no sumida en la angustia que causa el desamor;
yo quiero verte digna blandiendo con valor
la bandera que imparta justicia y libertad.

Que tengamos presentes pasado y heredad,
que nuestras tradiciones se vivan con amor;
yo quiero simplemente tener el pundonor
para cantar verdades en pro de la igualdad.

Oh, tierra, la que fuera de mis antepasados
 donde viví de niño los tiempos más felices;
mi tierra tal como era, mi tierra ya no está.

Los ranchos solitarios se mueren olvidados,
  no vuelan sobre el trigo palomas ni perdices…
ya no luces como antes, hermosa Boyacá.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2017
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Afiche del Festival.


18 comentarios :

  1. Ando perezosa con los blogs, hoy he pasado a saludarte y me encuentro con esta preciosidad, como queremos a nuestra tierra! Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Ester, la tierra natal se lleva en el alma, no hay otra mejor.

      Gracias por visitarme, un abrazo.

      Eliminar
  2. Tiempo que fue y ya es pasado, como todo. Bonitos versos para esa tierra y precioso homenaje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Humberto, cada vez observo complacida como tu progreso nos enseña y da oportunidad de ampliar los temas a quienes te seguimos atentamente. Un abrazo y Dios siga bendiciendo tus obras. me siento muy afortunada por la vena artística que hay en nuestra familia, nos enorgulleces mucho. Un gran abrazo para todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, querida prima Eunelcy, tus palabras son un gran aliciente para seguir adelante e intentar, de esta manera, dejar algún legado.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Este seu excelente poema, amigo Rafael, fez-me recordar da vida que passei, na infância, no campo, rodeados de tantos animais, jamais esquecidos.
    Um grande abraço.
    Pedro

    ResponderEliminar
  5. Bello poema de añoranza a un tiempo ya pasado.......da pena ver cómo hay cosas que han cambiado a peor y eso ocurre en todos los lugares en cambio también tenemos cosas mejores a las que tenemos que adaptarnos aunque nos resulte dificil y complicado.Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  6. Precioso poema, Rafael, es una pena que la juventud no aprecie la vida de antaño.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Precioso poema a la tierra en que nacimos. Me encanta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Muy sentido poema, Rafael, ojalá se cumplan tus deseos para tu hermosa tierra, un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué bien lo cantes, Rafel! Un día recibirás un reconocimiento público de la gente de tu tierra a los cánticos con los que de forma sonora la das a conocer.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Me hago cargo de tu tristeza, Rafael, al ver cada día a Boyacá tan distinta.

    ResponderEliminar
  11. Profundo y muy hermoso poema.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Belíssimo post meu querido amigo,um poema para se refletir uma realidade que pode mudar.
    Aqui no Brasil também vivemos um longo período assim, agora ocorre algo lindo , os filhos dos agricultores que sem oportunidade saíram da terra em busca de trabalho também foram buscar experiência acadêmica e agora retornando ao campo com técnicas e conhecimento fazem a terra produzir e dão emprego aqueles que não desejam sair.
    Desejo-lhe muitas inspirações.
    beijos
    Joelma

    ResponderEliminar
  13. No hay mejores versos que los que quedan clavados en nuestra tierra que recordamos con su aroma a humedad y cosechas; No hay mayores tristezas que se vayan apagando y los jóvenes busquen otros lugares para hacer familias. Tu poema es un llanto y ojalá se escuche llevado por el viento pues es, sin duda, un asunto planetario.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Vicente, tu comentario refuerza todavía más mi teoría de que debemos volver la vista hacia nuestras raíces, hacia lo autóctono.

      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Hermoso poema, Rafael. Me has hecho revivir aspectos conocidos de mi niñez. Así era la vida entonces.

    Y he creído ver retazos de Machado en el.

    En cuanto a "y todos felices", así suele ser cuando se enfoca la vida con total naturalidad. Sea cual sea el contexto o la realidad vivida.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ernesto, es un comentario que me alienta a seguir en la brega.

      Abrazos.

      Eliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador: con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.

Archivo por etiquetas